TELEFÉRICO DE AIGUILLE DU MIDI. VIAJAR A CHAMONIX

Una de las localidades con más encanto de los Alpes franceses es, sin duda, Chamonix y el valle que lo alberga.
Se trata de un pueblo de montaña de unos diez mil habitantes situado en la falda de la montaña más alta de Europa, el Montblanc (4810m).
 
Chamonix-Montblanc, alojamientos con encanto
Es precisamente en las afueras de Chamonix donde se encuentra la base del teleférico con más desnivel del mundo. Construido en 1955, el teleférico que sube al Aiguille du Midi salva una altura de 2.807 metros en un recorrido que dura aproximadamente veinte minutos incluyendo el transbordo.


La primera etapa te lleva hasta la plataforma de Plan de l'Aiguille a 2.317 metros de altitud, donde se toma otra telecabina hasta la cumbre de Aiguille du Midi a 3.482 metros de altura con una verticalidad que impresiona y no recomendable para a aquellos que sufran vértigo.
 
Teleférico de Aiguille du Midi, en Chamonix (foto: Ferran Serra)
A medida que progresa la ascensión con el teleférico del Aiguille du Midi, y si el tiempo no lo impide, se puede apreciar como te vas acercando espectacularmente a las cumbres más altas de europa con nieves perpetuas y pequeños glaciares. Pero lo realmente sublime te espera arriba con el Mont-Blanc a tiro de piedra y a la vez tan lejano. Debido a la altura, no es recomendable subir hasta aquí si se padece de corazón.

Como punto turístico, el lo alto del Aiguille du Midi no falta el restaurante, la tienda de regalos y las diversas galerías que te llevan a las terrazas cubiertas o descubiertas según la cambiante climatología que caracteriza ese lugar: tan pronto ves las cumbres despejadas cono cubiertas por nubes.

Vistas de Chamonix desde Aiguille du Midi
El precio de ida y vuelta por persona es de unos cuarenta euros pero la experiencia es increíble y vale mucho la pena.

Bajando otra vez hacia Chamonix, y para aprovechar el costoso viaje en teleférico, se puede hacer una parada en Plan de l'Aiguille y dar una pequeña excursión a pie al Lac Bleu, un maravilloso pequeño lago a los pies de las montañas que, como su nombre indica, se caracteriza por un especial tono azulado. Es el lugar perfecto para desayunar o merendar en absoluta tranquilidad rodeado de unas vistas impresionantes.

El bonito Lac Bleu, entre Chamonix y Aiguille du Midi