ZERMATT, A LOS PIES DEL CERVINO

Zermatt es sobre todo la estación turística más conocida del Valais. Cada año recibe numerosos visitantes, en particular, para las actividades al aire libre que se proponen (esquí, excursiones, alpinismo…). La ciudad es indisociable de su macizo alpestre y su famoso pico de 4478 metros. Durante siglos, los alpinistas no consiguieron coronar el puerto, cuya primera ascensión se retrasó al año 1865.

El relieve difícil de la ciudad no ha facilitado históricamente la construcción de monumentos. De hecho hay relativamente pocas cosas que conocer, el mismo problema ocurre con los museos, hay pocos pero de mucha calidad. Afortunadamente,
Zermatt cuenta con numerosas tiendas y negocios a los que ir de compras. Algo asombroso.
Hay que señalar que si la vida en Suiza es especialmente cara, es inaccesible en Zermatt.
Si llegas a Zermatt con la idea de visitar algunos monumentos, te arriesgas a quedar profundamente decepcionado. Los monumentos son precisamente las montañas que vemos en el horizonte. Siempre podemos visitar la iglesia y el cementerio, lugar en el que se encuentran las lápidas de los alpinistas que encontraron la muerte en la región (en concreto en el Cervino). Pero eso es todo. Pese a ello, los paisajes la convierten en una de las regiones más bonitas de Suiza.

Zermatt, pequeño lugar atípico del Valais, es un destino muy valorado por los turistas debido a sus pistas de ski de gran calidad. Cada año, un número importante de visitantes llegan para aprovecharse de las actividades deportivas que se ofrecen… pero lo que llama la atención es la curiosa oferta cultural de la zona.
Aunque la ciudad no posee numerosos museos, es necesario reconocer que los existentes son muy de buena calidad. Entre estos museos, el más importante es el museo del alpinismo de la ciudad.

Uno se hace rápidamente una idea del alpinismo y de las condiciones geológicas de la región. Pero lo que caracteriza a Zermatt es el gran número de galerías de arte que podemos encontrar en sus calles. Estas son las más interesantes: Kunstraüm Zermatt, Fotografie Marc Kronig, Galerie Butterfly, Galerie Capricorne, Galerie Glacier, Galerie Perren-Barberini…generalmente proponen exposiciones de paisajes de la región (pintura, grabados, láminas originales…) o exposiciones de arte contemporáneo (pintura, vídeo…).
El museo del Alpinismo de Zermatt cuenta la historia de los Alpes, su fauna y su flora, y su exploración por los alpinistas.

En la planta baja, el museo cuenta los comienzos del alpinismo a través de únicos documentos sobre las primeras ascensiones de las montañas de la región de Zermatt, en particular, la primera ascensión del Klein Matterhorn por el ginebrino de Saussure en 1792. La colección del museo está constituida por cantidad de objetos que pertenecen a los pioneros del alpinismo. Es también posible descubrir reliquias recuperadas de las víctimas de las montañas.

En esta misma planta encontramos una segunda sección dedicada a la fauna y flora local. Pocas regiones de los Alpes pueden presentar tal variedad sobre un perímetro tan pequeño. Podrán, en particular, admirar una bonita colección de mariposas que eligieron vivir en el valle. Además con el fin de entender plenamente la diversidad del relieve, se exponen dos maquetas representando el Matterhorn y la topografía alpestre de la región en una sala.

En la parte de arriba, el museo presenta una exposición sobre la vida de los campesinos de la montaña antes de que llegaran los primeros esquiadores. Se puede descubrir una casa de la época, su modo de vida y su capacidad de adaptación a las duras condiciones de la montaña.